top of page
Banner Politicos.jpg

QUÓRUM

                el blog de 

cropped-logo-300x124.png
Buscar
  • Foto del escritorINGOB

LEY DE PARIDAD: ¿HAY UNA VERDADERA IGUALDAD DE GÉNERO EN EL PODER LEGISLATIVO NACIONAL?



La igualdad de género en la política constituye un derecho humano que debe concretarse en acciones positivas, es decir, medidas que se toman para corregir las situaciones de desigualdad que sufren las mujeres respecto a los hombres en diferentes ámbitos y equiparar las oportunidades.


En 1991 se sancionó en Argentina la “Ley de cupo femenino”, que establecía que al menos un 30% de las listas de candidatos que presentaban los partidos en las elecciones debía estar ocupado por mujeres. Sin embargo, fueron muchas las resistencias a este cupo por parte de distintos partidos y candidatos y la ley resultó insuficiente para garantizar el acceso de las mujeres a los espacios de poder. Por eso, se promulgó en 2017 la “Ley de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política” con el objetivo de que la cantidad de personas de los géneros femenino y masculino en los órganos legislativos sea aproximadamente la misma. Con esta ley, el Congreso Nacional estableció la obligatoriedad de que las listas de candidatos estén compuestas en la misma proporción por hombres y mujeres ubicados de manera intercalada desde principio a fin.


Hoy en día, la Cámara de Diputados está compuesta por 148 hombres y 109 mujeres, mientras que la de Senadores por 44 hombres y 28 mujeres, por lo que no hay paridad de género en ninguna. Y no sólo eso, también hay desigualdad en la distribución de jerarquías, por lo que si hubiera paridad en cuanto a la cantidad, podría considerarse una fachada. Según los datos arrojados por el estudio “Brecha de Género en el Congreso” de Directorio Legislativo, “sólo el 29% de las comisiones de Diputados y el 37% del Senado están presididas por mujeres. Las legisladoras son titulares de apenas 1 de cada 3 bloques en la Cámara Baja y 1 de cada 4 en el Senado. Ninguna diputada ejerce un cargo de autoridad en la presidencia de Diputados.”


En conclusión, la existencia de la Ley de Paridad de Género es insuficiente para garantizar la igualdad real de oportunidades de acceso a los cargos legislativos. Es muy difícil luchar para lograr la igualdad de género en el país si quienes son los encargados de sancionar las leyes y establecer acciones positivas que regulan esta cuestión no se comprometen verdaderamente para que haya paridad dentro del Congreso.


Por Iael Gueler para INGOB.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page